Acerca de Bowers & Wilkins

Abbey Road Studios

Los estudios Abbey Road son sin duda los estudios de grabación más famosos del mundo. Sinónimo de la banda más famosa del mundo y, aún hoy día, un próspero centro de grabación de música pop, rock, clásica y bandas sonoras de películas, gran parte de la música que escucha ha sido grabada en Abbey Road. Y, desde finales de 1980, eso significa que también domina a la perfección los altavoces de Bowers & Wilkins.

La relación entre los estudios Abbey Road y Bowers & Wilkins comenzó en 1988, cuando éstos adoptaron la Matrix 801 como su monitor de referencia. Y continúa hasta la fecha después de que hayan introducido la Serie 800D en sus estudios. Pero la historia de los estudios Abbey Road se remonta a mucho más atrás…

La casa, construida en 1831 a modo de vivienda unifamiliar al más puro estilo georgiano, fue adquirida por The Gramophone Company en 1931 que la convirtió en estudios. La casa de al lado también es propiedad del estudio y se utiliza para alojar músicos. A mediados de 1900, el estudio fue muy utilizado por el famosísimo director de orquesta británico Sir Malcolm Sargent, que vivía justo a la vuelta de la esquina.


Más tarde, The Gramophone Company se unió a la Columbia Graphophone Company para formar EMI, que se hizo con los estudios. En aquel entonces, a los estudios se les conocía como los estudios EMI hasta que en 1970 cambiaron formalmente su nombre por el de los estudios Abbey Road. En 1958, el Estudio Dos de Abbey Road se convirtió en un centro de música rock después de que Cliff Richard y The Drifters (más tarde Cliff Richard y The Shadows), grabaran "Move It", que podría decirse que fue el primer sencillo de rock and roll grabado en Europa. Posteriormente, también fue testigo de los comienzos de un cambio de "rock 'n' roll" a "rock".

Los Beatles también tuvieron un gran éxito en el Estudio Dos y, desde principios hasta mediados de la década de los 60, los Beatles y Cliff y The Shadows se convirtieron en casi propietarios conjuntos del estudio, enfrentándose en amistosas batallas por el tiempo de grabación. Fueron los Beatles los que rompieron con la tradición cambiando las técnicas de grabación y cambiando para siempre las condiciones establecidas de lo que se consideraba música popular. Innovando con efectos flanger, grabaciones en sentido inverso, doble seguimiento automático de pista y retroalimentación controlada, Los Beatles utilizaron los estudios Abbey Road a pleno rendimiento.

De hecho, con lo que más se asocia a los estudios Abbey Road es con los Beatles, que grabaron allí prácticamente todos sus álbumes y sencillos entre 1962 y 1970. Los Beatles llamaron a su último álbum de 1969 Abbey Road en honor a la calle donde se encontraba situado el estudio (el estudio de grabación sólo pasaría a llamarse Abbey Road después del disco de los Beatles de 1970). La fotografía de la portada de ese álbum fue tomada por Iain MacMillan desde fuera de los estudios Abbey Road, con el resultado de que el paso de cebra que se encuentra fuera del estudio, donde fueron fotografiados los Cuatro Magníficos, pronto se convirtió en un lugar de peregrinaje para los amantes de los Beatles de todo el mundo. Entre los efectos menos deseables de estar notoriedad cabe mencionar el antiestético graffiti dibujado en la verja del estudio por los visitantes y el robo frecuente de las señales de tráfico.

Pero en Abbey Road han ocurrido muchas más cosas que sólo los Beatles. Pink Floyd grabó allí la mayoría de sus álbumes desde finales de la década de los 60 hasta mediados de los 70 (por ejemplo, The Piper at the Gates of Dawn (1967), A Saucerful of Secrets (1968), Music from the Film More (1969), Ummagumma (1969), Atom Heart Mother (1970), Meddle (1971),The Dark Side of the Moon (1972 - 1973) y Wish You Were Here (1975).


El grupo no volvería a utilizar Abbey Road de nuevo hasta las sesiones de mezclado del doble álbum en directo Delicate Sound of Thunder (1988) y algún que otro mezclado de pistas para The Division Bell (1994). Recientemente, el guitarrista de Pink Floyd, David Gilmour, grabó algunas de las pistas de su último álbum en solitario On an Island There. Syd Barrett también grabó allí The Madcap Laughs y Barrett (1970).

Entre los productores e ingenieros de sonido más notables que han trabajado en Abbey Road cabe mencionar a Sir George Martin, Geoff Emerick, Norman "Hurricane" Smith, Ken Scott, Mike Stone, Alan Parsons, Phil McDonald, Richard Lush y Ken Townshend, que inventó el revolucionario efecto de estudio conocido como doble seguimiento automático de pista (ADT).


Además de ser el lugar que vio nacer innumerables grabaciones de pop clásico y pop, los estudios Abbey Road también fueron testigos de la creación de muchas de las más famosas bandas sonoras de películas. En Busca del Arca Perdida, El Retorno del Jedi, El Último Emperador, El Bombardero Memphis Belle, Resplandor en la Oscuridad, La Ciudad de la Alegría, El Rey Pescador, Amor Inmortal, Entrevista con el Vampiro, Mujercitas, La Locura del Rey Jorge, Apolo 13, El Señor de los Anillos: la Comunidad del Anillo, El Señor de los Anillos: las Dos Torres y El Señor de los Anillos: el Retorno del Rey. Harry Potter y la Cámara Secreta, Harry Potter y la Piedra Filosofal. La lista es prácticamente interminable y seguirá creciendo.

No obstante, aunque resulta fácil perderse entre los números de títulos, los estudios Abbey Road son mucho más que cantidad; fíjese bien en los álbumes y en las bandas sonoras grabadas en ellos y rápidamente se dará cuenta de que también se trata de calidad. La calidad de los artistas y la calidad del sonido.

Seguimiento

Copyright © 2014 Bowers & Wilkins. All rights reserved.

You have arrived at the Bowers & Wilkins
Spanish website.

Please click 'Yes' below if you would prefer to visit
our United States website.

NoYes